10 consejos para tu traje de novia

vestidos de novia

Ya ha llegado el gran momento: has avisado a tu madre, tu suegra, tus amigas y demás, y te dispones a visitar tres o cuatro tiendas para probarte…trajes de novia. ¡qué ilusión verdad!
Hoy queremos darte algunos trucos y consejos para que aproveches al máximo tus pruebas y elijas de la mejor manera posible:

1. Una cosa muy importante es mirar bien el color de la tela con mucha luz y sobre todo: natural. No te dejes engañar por las luces artificiales de la tienda e intenta colocarte cerca de una ventana para apreciar el tono del traje a la luz del día, que es cómo lo vas a lucir el día de la boda.

2. Ir acompañada por tu madre, tu suegra o tu mejor amiga te ayudará mucho, además de ser un recuerdo inolvidable. Ellas te darán una opinión casi objetiva y entre todas podréis elegir lo que más te conviene.

3. Aunque en muchas tiendas te lo vayan a prohibir, intenta que te echen alguna foto de los diferentes trajes que te vayas a probar, por si alguna persona que te hubiera gustado no ha podido acudir o simplemente para tener un recuerdo de ese momento. Seguramente querrás volver a ver el vestido de tus sueños más adelante y sin tener que esperar a la próxima prueba. Pero ojo, que no vaya a caer en malas manos, como por ejemplo…en las de tu novio.

4.Te tienes que probar el vestido con el pelo recogido y suelto para ver el efecto que da en ambos casos y que te pueda guiar en la elección del peinado.

5. hazte las pruebas sin joyas a no ser que sean las que vayas a llevar en la boda. Y ten mucho cuidado ya que podrían engancharse al traje y echarlo a perder.

6. Tenemos tendencia a mirarnos siempre de frente en el espejo pero el día de la boda la gente te va a mirar también de espaldas en la iglesia, el fotógrafo puede querer sacaros una foto de perfil, en fin, tienes que estar estupenda miren por donde te miren, así que el truco es observarte en muchos espejos, para conseguir el mayor número de ángulos posibles. También tienes que moverte mucho para comprobar que estás a gusto con tu traje en todas las situaciones: camina, siéntate, levanta los brazos, agáchate, sin miedo al qué dirán, el dinero que te vas a gastar en el traje justifia que quieras que sea perfecto.

7. No vayas maquillada en exceso ya que podrías ensuciar el vestido. Quizás un pelín de colorete para realzar tu tez y un poco de rimmel en los ojos, nada más.

8. En la última prueba, procura probarte el traje con los zapatos previstos para la boda, para comprobar si el largo es correcto. Y de la misma manera tendrás que comprobar que la ropa interior que te pongas no se verá para nada. Deja las picardías y la lencería fina para la luna de miel, lo que buscamos para el día de la boda es: discreción y comodidad.

9. Cuando vayas a recoger el traje, unos días antes de la boda, asegúrate bien delante de la vendedora que no tiene manchas ni agujeros. Fíjate bien en que las costuras estén bien cosidas y que no falte ninguna perlita o encaje. No te preocupes por lo que pueda pensar la vendedora, el objetivo es evitar cualquier disgusto a la hora de ponerte el traje…¡el mismo día de la boda!

10. Una vez que lo tengas en casa: encuentra un sitio donde colgarlo y cubre el suelo con papel de periódico o bolsas para que no se ensucie cuando lo vayas a descolgar.

El resto es más fácil, póntelo y…disfruta.