El traje de novia perfecto (o como disimular defectos)

Chicas, ya sé que cuando llega la hora de elegir vestido, nos ponemos muy nerviosas e ilusionadas a la vez. ¿Tendré algún flechazo por un modelo en especial o no me llamará la atención ninguno en particular? Muchas veces vamos a la tienda con una idea hecha del “vestido de nuestros sueños” pero qué desilusión cuando nos lo probamos. No os preocupéis, es normal, cada una tiene un cuerpo distinto y lo que le queda bien a una no tiene por qué quedarnos bien a nosotras.

El arte de elegir un vestido de novia que nos convencerá a nosotras y a nuestro futuro maridín reside en buscar un compromiso entre lo que estéticamente nos favorece y lo que nos gusta. De todas formas, nunca hay que descartar ninguno, ya que muchas novias terminan comprándose el vestido que nunca hubieran imaginado llevar. No intentes elegir un vestido a toda costa, deja que él te elija a ti. Y sácale el máximo partido a tu físico con esos consejos que te ayudarán a encontrar el traje perfecto.

Brazos
Si, por desgracia, eres de las que se les acumula la grasa en la parte superior del cuerpo, seguramente querrás disimular tus brazos. Un vestido con mangas largas o al codo es la solución. También puedes optar por manguita de farol con una tela de organza o encaje.
Si, en cambio, tienes los brazos y los hombros más bien delgados, puedes hacerlos resaltar con un vestido sin mangas o con tirantes finos.

Caderas y cintura
Pues sí, chicas, la cadera y la cintura son las dos partes que más complejos nos pueden causar. Las tiendas proponen muchos modelos para disimularlas. Te aconsejo, si quieres enmarcar tu cintura, eso sí, si no tienes las caderas demasiado anchas, elijas un corte de sirena o un corsé con faldas de mucho vuelo, que te darán una figura muy pero que muy femenina.
Lo mejor para unas caderas anchas es un vestido en línea A, desde la cintura, o corte princesa. Agrega énfasis a la parte superior del cuerpo, a la que puedes añadir detallitos, al corsé por ejemplo.
¿Formas parte de las privilegiadas que tienen una cintura de avispa? Entonces debes poner el acento en ella con un fajin o un corsé.

Pechos
Unas quisieran más pecho, otras un poco menos, la verdad es que muy pocas estamos conformes con lo que no ha tocado. Pero tranquilas chicas, que todo tiene solución.

Si tu problema es que tienes mucho pecho, es mejor que te olvides de un escote muy pronunciado, que llamaría demasiado la atención. Lo mejor para el día de tu boda es suavizar las curvas. Apuesta por un escote en V que disimula óptimamente esa zona. Quedan prohibidos los drapeados y el corte imperio, dando preferencia a los cortes limpios y lineales.
Si al revés quieres aumentar visualmente el pecho, puedes permitirte un escote más pronunciado. Si además gozas de brazos delgados, el escote palabra de honor te quedará genial. ¿Otro truco? Unos detalles en el pecho para llamar la atención en esta zona, tales como bordados, drapeados, volantes o encajes.

Espalda y hombros
Haces deporte y tienes unos hombros estupendos: el escote palabra de honor o los vestidos de tirante muy fino son para ti.
Si los tienes más bien caídos, decántate por un escote halter. Es un tipo de corte que deja los brazos, los hombros y la espalda al descubierto, se abrocha en la parte de posterior del cuello.
Si tienes la espalda ancha, deberás dar preferencia a faldas con vuelos, un estilo princesa o un corte de línea A. Las mangas si las hay, pequeñas y sencillas. Evita los drapeados, o cualquier cosa que te agregue volumen arriba.

Vientre
El corte imperio es el único que hace maravillas para disimular la tripita demasiado pronunciada. Date cuenta de que es lo que eligen las famosas embarazadas para estar deslumbrantes cuando tienen que acudir a un evento especial. No se ajusta al cuerpo, no marcara la cintura, sino que afina visualmente la silueta.

Alégrate, que han creado un vestido para cada una de nosotras y seguro que a los ojos de tu pareja, vas a ser la más guapa.