13

Trámites de boda con extranjeros

Hoy en día, gracias a la facilidad para comunicarse con gente de todos los países y viajar a cualquier sitio, ya no existen fronteras para el amor y el mundo entero se enriquece con parejas de todos los horizontes. Si tú, tu pareja o incluso los dos sois extranjeros y os vais a casar, los trámites se hacen algo más largos y más complicados. Pero tranquilos, nada que no podáis solucionar, y más con la ayuda de blogboda que os explicará los pasos que hay que seguir. Eso sí, tenéis que preparar las cosas 6 meses antes de empezar con los preparativos de la boda para evitar cualquier contratiempo.

Un español tiene derecho a casarse con un extranjero pero tienen que tramitar un expediente previo antes de la celebración de la boda. Es obligatorio y se realiza en el Registro Civil del partido judicial de residencia de cualquiera de los contrayentes y su objetivo es determinar si ambos novios tienen capacidad para celebrar el matrimonio y comprobar el consentimiento matrimonial de la pareja.
Una vez el expediente terminado, el juez autoriza la celebración de la boda. Cada Registro Civil tiene una manera distinta de tramitar el expediente pero generalmente se exigen los siguientes documentos:

El novio/la novia extranjer@:

  • Certificado literal de nacimiento, legalizado y traducido en su caso.
  • Certificado de soltería o si está divorciado, certificado de matrimonio con anotación del divorcio o testimonio de la sentencia de divorcio, legalizado y traducido.
  • Certificado emitido por el Consulado del país de origen en España que acredite la capacidad para contraer matrimonio (algunos registros no lo exigen).
  • Certificado emitido por el Consulado del país de origen en España sobre la necesidad de publicación de edictos.
  • Certificado de inscripción consular emitido por el Consulado del país de origen en España.
  • Pasaporte o NIE en vigor.
  • Certificado de empadronamiento del contrayente extranjero.

El novio/la novia español/a:

  • Certificado literal de nacimiento
  • Certificado de empadronamiento de los dos últimos años
  • DNI o Pasaporte
  • Fe de vida y estado
  • En caso de estar divorciado, Sentencia de Divorcio testimoniada o Certificado de Matrimonio con anotación marginal de divorcio.

Otros datos de interés:
Todos los documentos que vienen de un país extranjero deben venir debidamente legalizados de la forma habitual(sello del órgano emisor, sello del ministerio de asuntos exteriores país extranjero, sello de la embajada de España en el país extranjero y sello de la Sección de legalizaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores español) o con la correspondiente Apostilla de la Haya. Algunos registros admiten la legalización consular (solo el sello del consulado o embajada de España o el consulado o embajada del país de origen en España).
Si el solicitante no sabe hablar español, deberá ir acompañado por un traductor jurado o intérprete.
Los asilados o refugiados, tienen que aportar certificado de la Dirección General de la Policía o del ACNUR o de la Cruz Roja Española con los datos personales de los interesados y acredativos de su condición de tales.

Tenéis que tener muy en cuenta la fecha de caducidad de todos los documentos y los plazos de tramitación, en el país de origen, de los documentos requeridos.

Una vez recopilada la documentación, los novios presentan al Registro Civil el expediente. Allí, rellenan unas declaraciones juradas y hoja declarativa de datos y se les dará trámite al expediente. Entonces se les asignará una cita para celebrar la audiencia reservada, así como una cita con los testigos para hacerles una sencillas preguntas sobre su relación.

La audiencia reservada es un paso muy importante del expediente, quizás el más importante. Se les realizan preguntas a los novios para determinar que realmente lo son y que quieren contraer matrimonio por amor y para formar una familia. Pero tranquilo, que se suele superar sin mayor problema.
Al final del trámite el Fiscal dicta el auto de aprobación del matrimonio, su notificación y se fijará la fecha de la boda.

Ya sólo os queda empezar con los preparativos de la boda, cosa mucho más agradable y divertida, ¿no?