8

Vestidos de novia diferentes

¡¡Hola de nuevo!! Hoy os traigo varias ideas para el gran VESTIDO DE NOVIA, pero…¿Porqué no nos salimos del convencional blanco con una gran cola? Puede ser divertido…

Quizás pensáis que ni loca, pero no os lo imaginéis para el gran momento sino como una segunda opción de vestido para la cena o el baile, un vestido diferente, con color, mas corto, mas cómodo y con lo que vuestros invitados no contaran!

¿Empezamos? Os enseño varias ideas que a mi personalmente me han gustado mucho…

• Vestido corto en color blanco: Para no empezar con algo muy impactante os enseño este vestido de la colección Aire 2013, me parece perfecto para el baile, corto manteniendo el color blanco que a todas tanto nos gusta.

Imagen de Aire Barcelona

• Vestido blanco corto por delante y largo por detrás: Si sois un poco mas atrevidas os aconsejo un tipo de vestido como este, siguiendo con el color blando, que podríais usar también después del vuestro en el baile.

Imagen de www.modaguia.com

• Vestido en color crudo o blanco de gasa: Estos vestidos con mucha caída y muy vaporosos también son realmente cómodos de llevar en los momentos de mas movimiento de nuestra boda, y son realmente favorecedores.

Vestido de Rosa Clará colección 2013

• Vestido de novia en color: Si no os gusta el blanco y queréis ir con color todo el día de vuestra boda también existen vestidos de colores, por ejemplo Rosa Clará nos ofrece esta temporada dos vestidos en azul y rosa que son espectaculares.

• Vestido de fiesta: Pero si no os importa no ir con el vestido y ese toque de “novia” que tienen siempre podéis pasar a un vestido de fiesta, igual de espectacular que todos los demás, original y cómodo, como consejo si elegís este tipo de vestido es que os mováis en colores crudos, rosados, tierras así seguiréis con ese “color” a novia, que realmente ese día es lo que sois.

 

¿Qué os parece la idea? ¿Os atrevéis?

 

Show Comments

No Responses Yet

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.